lunes, 22 de septiembre de 2014

[Libros] La gente feliz lee y toma café


LA GENTE FELIZ LEE Y TOMA CAFÉ


Autora: Agnes Martin-Lugand

Idioma original: Francés

Editorial: Alfaguara

Temática: novela, drama, romántica

Sinopsis: Tras la muerte de su marido y de su hija en un accidente, Diane lleva un año encerrada en casa, incapaz de retomar las riendas de su vida. Su único anclaje con el mundo real es Félix, su amigo y socio en el café literario La gente feliz lee y toma café, en el que Diane no ha vuelto a poner los pies. Decidida a darse una nueva oportunidad lejos de sus recuerdos, se instala en un pequeño pueblo de Irlanda, en una casa frente al mar. Los habitantes de Mulranny son alegres y amables, salvo Edward, su huraño y salvaje vecino, que la sacará de su indolencia despertando la ira, el odio y, muy a su pesar, la atracción. Pero ¿cómo enfrentarse a los nuevos sentimientos? Y luego, ¿qué hacer con ellos? 
(Extraído del propio libro)


Opinión personal: No suelo leer novelas románticas. Lo más cerca que he estado fue cuando leí 50 sombras de Grey y aún estoy intentando superar el trauma. Pero esa tarde en la biblioteca la sección de novedades parecía que acababa de ser asediada por otros que habían sido más rápidos que yo, el hecho de que se mencionase Irlanda en la sinopsis y que tuviese tan pocas páginas que me serviría para entretenerme lo justo hasta que hubiese algo mejor en las estanterías, me convenció de llevármelo a casa. Error.
En este libro da la sensación de que nada se sostiene por sí mismo. Los personajes tienen unas convicciones a las que se aferran con fuerza y que te dan a entender que van a tener una lucha interna por ellas, pero, en vez de eso, de un momento a otro las olvidan y sin que hayan motivos de peso. Por ejemplo, el libro empieza con la protagonista hundida en la tristeza por la muerte de su marido y su mujer, y que lleva un año sin prácticamente salir de casa, limitándose a auto-compadecerse y dejar los días pasar. Entonces, aparece su amigo Félix, que siempre trata de convencerla de que salga y haga algo con su vida. Pero ella se niega siempre en rotundo porque se siente demasiado miserable y no está preparada para dejar ir a su familia. Un día, Félix le propone ir de viaje con él, y a ella le horroriza tanto la idea de irse con su mejor amigo a tomar el sol a alguna playa que, de golpe y de repente, decide mudarse a Irlanda, vender su casa y dejar atrás todas las cosas de su marido y su hija. WTF!? No tiene ningún sentido. Es completamente absurdo y surrealista.
Lo mismo se repite en el romance; los dos se odian a muerte y luego, así porque sí, un buen día empiezan a quererse. Sin que pase realmente nada tan importante como para hacerlos cambiar de opinión. Y así es como discurre el argumento en este libro en que el que tratan de convencerte de cosas continuamente para luego deshacerlas de la peor manera posible. Y por desgracia, es una táctica que la autora ha llevado hasta el mismísimo final del libro, que no fue para nada de mi agrado.
Respecto a la protagonista, encontré difícil conectar con ella en algunos momentos y no me pareció un personaje especialmente destacable, aunque tiene algunos momentos divertidos y curiosos.
Y curiosamente, los personajes sólo leen un poco y de tomar café aún menos (pero lo que es empinar el codo lo hacen mucho, y de qué manera...).

¿Lo mejor?  Su forma de trasladarte a las zonas rurales de Irlanda te llena de una sensación muy acogedora.

¿Lo peor? Los cambios bruscos de opinión de los personajes, la poca consistencia del argumento y el final.

1 comentario:

  1. Ohayo!! *w*/

    yo no tomo cae ni leo muxo soy infeliz D: jajaja okno! lol que buen libro :)

    ResponderEliminar