lunes, 1 de septiembre de 2014

En favor del sexo en el shojo

Cuando uno empieza a leer manga, lo más normal es que los primeros shojos que caigan en sus manos cuenten historias de amor melosas e idealistas, que con mucho regalen al lector una escena en que los personajes se cogen de la mano o se dan un beso de vez en cuando. Por eso, la primera vez que te encuentras con una obra de Mayu Shinjo o de Kayono, en la que las escenas sexuales tienen un gran peso en la historia, no sabes muy bien cómo sentirte. Una parte de ti se alegra porque por fin te encuentras con algo que vaya más allá en las relaciones entre los personajes, pero, por otro lado, te sientes en parte confusa por cómo se desarrollan estas escenas. Y esto es de lo que quiero hablar hoy.



Cuando llegamos al mundo de los blogs otakus, me sorprendió mucho ver que la gran mayoría de fans del shojo cuyos blogs seguimos se muestran totalmente en contra de algunas de las obras de corte porno-shojo (también descubrí que algunas personas usaban ese término para hablar de shojos de tema sexual, cosa que me encantó), especialmente de las de Mayu Shinjo, por lo que espero que no os importe que me centre un poco más en ella. Yo quiero romper una lanza a favor de las historias guarrillas de Mayu Shinjo. Personalmente, a mí me gustan mucho porque son distintas a lo que acostumbro a encontrar en el shojo. Ahora bien, comprendo el rechazo que tienen algunas personas a sus obras debido a que son difíciles de digerir. Para los que no sepáis de qué hablo, os lo explicaré; en la gran mayoría de las escenas de sexo en las obras de Mayu Shinjo siguen un mismo patrón que consiste en una chica, generalmente tontilla, que es forzada por un chico que casi siempre es alguien guapo, exitoso y borde hasta decir basta, sin dar ella ningún tipo de consentimiento explícito pero que aún así, lo disfruta. En el 90% de los casos no hay penetración, si no que la autora se dedica a poner aquí y allá escenas de toqueteos, siendo normal que la relación completa no llegue hasta que la chica ya está loca por el chico y es ella misma quien acepta mantener las relaciones. En la vida real, haya penetración o no, a esto se le llama violación. Es acoso sexual puro y duro, por mucho que la chica se lo disfrute, y en ningún caso se trata de algo aceptable, si no que es denunciable y al guaperas se le debería pudrir su preciosa cara en la cárcel. Pero, y aquí viene lo importante, un shojo no es la vida real, es ficción. Y la ficción es sólo eso, no es real, nadie sufre y no hay nadie a quien inculpar. Y como bien dice el personaje de cómic Johnny El Maníaco Homicida "Pelís, libros, tv, música...son sólo entretenimientos, no guías para condenarte".

La primera vez que yo leí una escena de este tipo me quedé horrorizada, debía tener yo alrededor de 15 años, y fue con el manga Love Monster de Riko Miyagi. No, no era de Mayu Shinjo, porque a pesar de que ella es la cara más visible del porno-shojo en España por ser la autora de este tipo que más obras tiene licenciadas aquí y por ello es ella quien se lleva todos los palos de la gente a la que no le gusta, la verdad es que hay muchas otras autoras de este tipo, y el dato interesante es que casi todas hacen uso del mismo esquema en que se abusa de la protagonista. Claro que a medida que seguí leyendo y que me encontré con más obras de este tipo, fui cambiando mi forma de pensar sobre el tema y me limité a disfrutar de la obra como lo que es; un mero entretenimiento.

Mayu Shinjo

Ahora bien, ¿por qué son la gran mayoría de shojos sexuales así? Pues he aquí mi teoría, que bien puede ser errónea, pero que es lo que yo deduzco por lo poco que sé. Japón es un país donde el ideal de mujer es una chica mona, inocente y sumisa, y esto es algo que en muchos países occidentales no está bien visto, pero que allí es ampliamente aceptado, tanto por hombres como por mujeres, por lo que no es de extrañar que incluso las obras que van dirigidas a un público femenino fomenten este tipo de estereotipo a menudo. De ahí sacamos a la protagonista pánfila que se deja hacer. ¿Y respecto al hombre abusando de la mujer? Porque una cosa es ser una chica sumisa, y otra que se aprovechen de ti. Pues bien, aquí lo que las autoras hacen es ni más ni menos que darle a las chicas lo que quieren ver. Resulta que numerosos estudios realizados en distintas partes del mundo, revelan que una de las fantasías sexuales más recurrentes de las mujeres es tener sexo dominante y forzado (sin violencia). Y cuando sumas esto a lo que he dicho antes sobre las chicas sumisas en Japón, es probable que entre las japonesas sea incluso más frecuente. Y, evidentemente, cuando una tiene este tipo de fantasías, el hombre no suele ser el camionero de turno sentado al final de la barra en una estación de servicio, si no que suele ser un hombre atractivo y seguro de sí mismo, que dirija todos los movimientos de la chica. Así pues, tanto Mayu Shinjo como el resto de autoras, se limitan a plasmar este tipo de fantasía en las páginas de sus mangas, por eso las protagonistas siempre lo disfrutan, y por eso en las historias los personajes terminan enamorándose. No se trata de fomentar los abusos sexuales, se trata de una mera forma de diversión dirigida al público femenino. Además, queda recalcar que muchas veces, cuando las escenas sexuales son de ese tipo, toda la obra gira en torno a ello, por lo que queda todavía más de relieve que son historias diseñadas explícitamente para ello.


Por otro lado, están las escenas de sexo que se incluyen en shojos "normales", por así decirlo, y en que los personajes siempre tienen sexo consentido y tradicional. En estos casos, las obras no giran en torno al sexo, si no que las escenas son algo más puntual que se incluyen o bien como algo inevitable que sucede entre los personajes (en este caso existe el peligro de que el sexo se represente como una lluvia de flores, como en el anime de Kare Kano...), o, en el mejor de los casos, como algo que los personajes hacen porque quieren y cuando quieren, sea con quien sea, como es el caso del primer tomo de Uwasa No Midori Kun

De cualquier manera, yo estoy a favor de que los shojos dirigidos a chicas a partir de unos 15 años incluyan escenas de sexo. Y me alegro cuando éste está representado sin tapujos, en contra de la idea de que en Japón el sexo sea tabú. Ya sea porque entretienen, porque añaden naturalidad o porque acercan al público femenino al tema sexual, creo que es algo positivo, y espero que sigan trayendo a España obras de este tipo. Por supuesto, no quiere decir esto que todas las obras shojo dirigidas a esas edades tengan por qué tener escenas sexuales, algunas son perfectas tal cual son con toda su inocencia y monosidad.
Espero poder haberos hecho llegar mi punto de vista, esta ha sido una entrada muy complicada de escribir para mí porque tenía muchas ideas que quería incluir. ¿Y vosotros qué pensáis? ¿Estáis a favor de que el shojo incluya escenas de sexo?

3 comentarios:

  1. Buenas,

    La verdad es que yo también tuve mi etapa Shinjo y me pasó exactamente como dices; fue una mezcla de alegría por ver algo diferente y extrañeza por la evolución de las escenas...

    Yo reconozco que en su momento me gustaron y me compré muchos mangas de la autora pero al final me terminé hartando de ellos.

    Entiendo lo que dices, de que sigue un prototipo que a las mujeres japonesas les gustará pero la verdad es que aunque solo sea "una fantasía" a mí me terminaron cabreando -_-' Quizá es que me implico demasiado en la historia jaja

    Por otra parte, dejaron de gustarme por lo repetitivas que se hacían. Siempre era lo mismo, desde un buen principio ya se sabe cómo va a terminar...

    No sé, entiendo que haya personas a las que les gusten estos mangas, tomándoselos como historias de ficción, pero personalmente ya he perdido el gusto por ellos.

    Prefiero historias que traten el sexo con normalidad, como Paradise Kiss o Nana, sin necesidad de meter violaciones por en medio.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, al igual que tu, estoy a favor de las escenas de sexo en los shojos. Mayu Shinjo fue la primera autora del género “porno-shoujo” que leí y reconozco que soy fan de ella xD De hecho tengo todas sus obras publicadas en España en mi estantería. Si bien es cierto que, por ejemplo, esta autora, tiene el “fallo” de que todas sus obras siguen, más o menos, el mismo patrón, y lo cierto que es me llegaron a “aburrir” un poco… Pero ya digo, las sigo teniendo todas en mi estantería xD

    Lo que ya no me gusta tanto es el carácter que suelen ponerle a las chicas protagonistas de estos mangas, así como según qué escenas (como violaciones etc…). Comparto completamente contigo el pensamiento de que todo esto es debido a la cultura de allí y a sus ideales y formas de pensar, pero en ocasiones, para mi gusto, abusan demasiado de ellas… Pero bueno… Como bien dices hay que saber diferenciar la realidad de la ficción jejejje

    Pero que sí, vaya, que yo estoy a favor de este tipo de escenas en los mangas, ya que parecen un poco más realistas y, según a que edad, comienzas a agradecer que las obras no sean tan perfectas y “moñas” y nos muestren algunas historias más cercanas al día día (Y ojo! Que a mi las moñadas también me encantan! xD).

    Un saludoooo!

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy a favor del sexo en los mangas pero no me gusta nada la temática que tienen los de Mayu Shinjo no he llegado a leer mucho de ella porque realmente me cabrea, preferiría algo mas parecido al yaoi siempre que sea con un buen argumento y no solo centrado en el sexo, pero sin censura en las escenas sexuales.
    Y luego eso de que el sexo es tabú para los japoneses yo flipo porque realmente hay cosas en los mangas que aquí si que me escandalizo y no entiendo como el Loli y mangas con temática de incesto padre e hijo.... Eso si que me horroriza y no entiendo como se comercializa algo así

    ResponderEliminar