sábado, 20 de julio de 2013

Juegos DS: Animal Crossing Wild World

Hace poco parece que se armó un gran revuelo con motivo de la salida al mercado del nuevo juego Animal Crossing: New Leaf para Nintendo 3DS. La verdad es que siempre me ha sorprendido el éxito de estos juegos, ya que recuerdo que jugué al AC Wild World hace años, cuando era nuevo, pero no había dejado una buena impresión en mí. Busqué opiniones del juego en la red, y me sorprendió ver que todo el mundo lo calificaba de juegazo. Por eso, pensando que quizás no había sabido apreciarlo bien y queriendo darle una nueva oportunidad a la saga Animal Crossing, decidí volver a jugarlo a ver qué tal. Y después de unas semanas, he aquí mis impresiones.




Animal Crossing Wild World es un juego en el que tú manejas un muñequito que acaba de mudarse a una nueva ciudad (quien dice ciudad, dice villa...), a la cual le puedes poner el nombre que tú prefieras. Al llegar, se te asigna una casa propiedad del comerciante de la ciudad, Tom Nook, el cual te hará trabajar para él durante los primeros días. Hasta ahí todo bien, pero después de eso, ¿qué pasa?
Pues veréis, lo que pasa es absolutamente nada. No se te da ninguna misión, ni ningún propósito. Como mucho, los extraños animalillos habitantes del pueblo te pueden pedir que les hagas recados del tipo "entrégale esta carta a Fulano" y ya. Desolador, ¿verdad? Pero claro, si no pudieses hacer nada, no tendría sentido, así que puedes elegir entre estas fantásticas actividades:
  1. Pescar, cazar bichos, desenterrar cosas o recoger cosas del suelo para conseguir dinero y pagarte la hipoteca. Sí, porque Tom Nook no te regala nada. Y una vez pagas la hipoteca, ¡no desesperes! Porque tendrás que hacer cada vez pagos más altos por reformas de ampliación.
  2. Pescar o cazar bichos para completar tus colecciones personales (cada vez que pescas o cazas algo, se te añade a una especie de pokédex de bichos y peces).
  3. Pescar, cazar bichos o desenterrar cosas para completar las colecciones del museo. Porque resulta que cuando tú llegas hay museo, sí, pero está vacío y se te ofrece la increíble posibilidad de rellenarlo por tí mismo.
  4. Puedes diseñar ropa en la tienda de Las Hermanas Manitas.
  5. Puedes plantar flores.
  6. Puedes dedicarte a decorarte la casa. Aunque sólo hay dos tiendas en las que puedas comprar muebles, una de ellas es la tienda de Ladino el honrado, que sólo aparece un día a la semana, y la otra la tienda de Tom Nook, que tiene un número muy limitado de artículos que cambian diariamente, lo que significa que tienes que jugar todos los días hasta que uno tengan alguna cosa que te guste.
  7. Puedes crear constelaciones. No sirven para nada, pero por poder, puedes.
  8. Puedes escuchar las pequeñas locuras de los animalillos de tu aldea. La mayoría de las veces no tienen ningún sentido.
  9. Puedes enviarles cartas a tus vecinos. Sí, viven a dos pasos, ya que el pueblo es diminuto, y son sólo cuatro gatos, pero les gusta que les envíes cartas. Por supuesto, puedes ponerles en la carta lo que te de la gana, que no lo van a entender, así que no te esfuerces demasiado.

Emocionante, ¿verdad? Es un juego en el que yo creo que necesitas usar mucha de tu imaginación si pretendes disfrutarlo, algo de lo que yo no dispongo, la verdad. Para mí, es como una especie de mezcla entre los Sims (saga de juego que, personalmente, adoro) y los típicos juegos de Facebook del tipo Farm Ville. Por más que lo he intentado, no he conseguido verle la gracia al juego; es como si estuvieses completamente solo, disfrutando de la total libertad que te dan para aburrirte. Eso sí, como los juegos de Facebook, tienen su parte adictiva, ya que, aunque no sirva de mucho, no puedes evitar querer tener una casa grande, o querer completar una colección, sólo por la satisfacción de haberlo hecho. Aunque claro, si te paras a pensar en todo el esfuerzo que cuesta, y lo que te va a reportar a cambio...
Además, no sé si me pasará sólo a mí, pero cada vez que juego, las musiquillas y sonidos del juego me producen dolor de cabeza, por lo que siempre tengo que jugar con la DS silenciada.

En definitiva, mucho me temo que no comparto la pasión que muchos sienten por este juego, y está claro que no he consigo divertirme con él, por lo que me temo que Animal Crossing New Leaf no va a estar entre mis preferencias a la hora de hacerme con nuevos juegos para DS.
Ahora bien, ¿lo recomendaría? Pues creo que, si no conozco las preferencias de la persona, le diría que lo pruebe, ya que parece ser que mi opinión sobre este juego es casi una excepción dado el cariño general que hay por este juego entre los jugadores de DS.

1 comentario:

  1. A mi es que me parece absurdo >.< No le veo la gracia, como tu xD Pero es como dices, como los juegos del face, te vicia de alguna forma queriendo conseguir las cosas xD

    ResponderEliminar