miércoles, 27 de marzo de 2013

Lo que aprende un otaku II: El valor del esfuerzo

La verdad es que no estaba segura de si escribir esta entrada en esta sección o en la de Cosas de manga, ya que creo que es un tema que podría encajar en ambos, pero finalmente me he decantado por este.

Pues bien, hoy en "Lo que aprende un otaku" vamos a hablar del valor del esfuerzo. Sí, esfuerzo, debe ser algo así como la palabra más usada en los mangas. Los típicos "me esforzaré" o "voy a dar lo mejor de mí" aparecen prácticamente en cualquier obra que hayamos leído, los otakus estamos ya muy acostumbrados a leer esas líneas. Pero primero, antes de adentrarnos en lo que leemos, vamos a ver por qué considero que es algo que aprenden los otakus por ser otakus precisamente.



Aquí en España, no sé vosotros, pero yo estudié en un instituto público en el que el panorama no era ni remotamente parecido al que vemos en los institutos japoneses a través de los mangas. En los mangas, se admira a la persona que saca las mejores notas, al que es mejor en deportes o al que más logros acumula por cuenta propia, y cualquiera de esas cosas, ya implica que has de esforzarte para conseguirlo. Cuando llegan los exámenes, los protagonistas de los mangas, se llevan los libros de textos hasta a la maldita bañera. Y cuando se acerca el festival deportivo o algún tipo de competición de los clubes, se levantan a horas de la mañana que no sabía ni que existían para ir a correr y a entrenarse. En cambio, como iba diciendo, en mi instituto -y en todos los que he conocido- las cosas eran muy distintas. El más guay era el más pasota, las notas de la clase, en general, siempre estaban por los suelos, antes de un examen lo que más se oía era el típico "buff, me acabo de enterar de que había examen" o "yo he estudiado dos días antes, y si me da para el aprobado me sobra" y en clase de gimnasia se jugaba a ver quién se inventaba la mejor excusa para no hacerla. Y si alguien era de los del bando de las buenas notas y de los que estudiaban todos los días, entonces estaba claro, se trataba de "un empollón que no tiene vida social" y punto. Así, no solo imperaba la ley del mínimo esfuerzo, si no que, además, estaba mal visto que fueras en contra de ello.

El tema del instituto es sólo un ejemplo, para ilustrar que muchas veces, aunque nuestros padres nos insistan, crecemos valorando muy poco el esfuerzo y tratando de buscar la vía fácil. En cambio, los que leemos manga, aprendemos que las cosas no tienen que ser así, que uno puede dar lo mejor de sí siempre para obtener resultados que valgan la pena, incluso cuando a veces patinan un poco y consiguen cosas que eran más bien imposibles. Y lo que más increíble me parece, es que sucede en cualquier campo. Quiero decir, no sólo los personajes de los mangas se esfuerzan por tener buenas notas o ganar partidos, si no que lo aplican a cualquier cosa. Cada personaje busca lo que más desea conseguir y luego lucha por ello con todo lo que tiene. Ya sea desde conquistar una chica a conseguir un trabajo. Y además, algo muy fascinante, es que siempre aspiran muy alto. Quieren ser los mejores. Incluso si el personaje es un pastelero, él querrá ser el mejor pastelero de todo Japón como mínimo. Lo cual hace que todo sea mucho más emocionante.



Entonces, dejando de lado el hecho de que muchas veces se trate simplemente de rellenar trama en el manga, leer este tipo de cosas nos hacen darnos cuenta de que si nos esforzamos, podemos conseguir lo que queramos. Que no tenemos por qué conformarnos, que si queremos algo de verdad, tenemos que darlo todo para lograrlo y no dejarnos abatir con el primer obstáculo que encontremos. Y se puede aplicar a cualquier aspecto de nuestras vidas.

¿Soy yo la única que cuando ve un anime o un dorama en que los personajes se esfuerzan por algo, entonces yo también tengo ganas de hacerlo? ¿Qué te parece todo el tema de la exaltación del esfuerzo? Coméntanos con tu opinión y así podremos saber tu punto de vista también :)


*Generalizo por razones evidentes, está claro que en España no todo el mundo es así, ni tampoco todos los institutos, por lo que espero que nadie se sienta ofendido. De hecho, yo era de las que no estudiaban nunca y que odiaban la clase de gimnasia xD También este tema abre otros debates, como el de la competitividad japonesa, pero eso lo dejaremos para otra ocasión :)


2 comentarios:

  1. Primero de todo, decir que me ha gustado mucho esta entrada, sigue haciendo de este tipo! :)

    En mi instituto más de lo mismo que los que comentas (españoles). Yo siempre he sido de las "empollonas", que ni eso, porque hasta llegar a la universidad yo he sido de las que estudia el día de antes y ea; como la mayoría, lo que pasa es que yo tenía más capacidad y no me hacía falta esforzarme tanto (esto queda un tanto mal si lo digo yo misma, pero bueno, después de muchos años escuchando que lo decían de mi merezco decirlo alguna vez xDDDD).

    La verdad es que siempre he tenido un espíritu de superación, de llegar a donde yo quería llegar y seguir subiendo más escalones. De pequeñita me fijaba mucho en estas cosas (recuerdo que empecé a fijarme por Ultra Maniac xD), el como el personaje "guapo/a, listo/a y bueno/a en deportes" era el mejor y aquí como mucho escogemos la primera opción en femenino (guapa) y la última en masculino (bueno en deportes), como mínimo en los entornos que yo me muevo, será que no llegamos a más xD

    ResponderEliminar