domingo, 9 de diciembre de 2012

Lo que aprende un otaku I: No todos los asiáticos son iguales

¡Estrenamos sección! (qué raro en nosotros, ¿eh? xD). Esta vez, nuestra nueva sección se titula "Lo que aprende un otaku", en la que hablaremos sobre lo que uno aprende a raíz de ser otaku, que no penséis que esto de leer manga, ver anime e interesarse por algunos aspectos de la cultura cultura japonesa es todo un cachondeo. Qué va, para nada. La verdad es que después de un tiempo metido en esto, aprendes unas cuantas cosas que muchos de nuestros compatriotas no saben o no entienden.



En la entrada de hoy hablaremos de una de las primeras cosas que aprende un otaku, y es que no todos los asiáticos son iguales. De esto hay dos variantes, que generalmente van de la mano. Empecemos por la primera; esa increíble forma que tienen nuestros paisanos de asumir que cualquier asiático que ven, es, sin lugar a dudas, chino. Y muchos de ellos, aunque intentemos explicarles que existe más de una nacionalidad y que en realidad, los rasgos no son iguales entre los miembros de cada país asiático, te cuelan esa implacable negación:

-Ryu, el chino del piso de arriba.
-No es chino, es japonés.
-Pues eso, chino. ¿Qué más dará? Si son todos iguales.

Y tú te quedas ahí pasmao por lo seguros que están de llevar razón y por la completa falta de interés que tienen por los distintos países del este de Asia.
Bueno, para un otaku, saber que la gente de China, Corea y Japón (como mínimo) no son la misma, es un punto básico y clave. En realidad, debería serlo para cualquier niño de primaria, pero es lo que hay.

Y por otro lado, está el mítico y archiconocido "si es que todos son iguales, no hay quien los distinga". Y es que nosotros, acostumbrados a nuestros rasgos occidentales marcados, a los rubios, los morenos, los castaños, los pelirrojos, los ojos azules, verdes y marrones, y el resto de festival de caras tan distintas entre sí que nos encontramos día a día, pues al principio, nos cuesta horrores distinguir a un japonés de otro a simple vista. Ellos tienen más cosas en común físicamente los unos con los otros que nosotros (yo no entiendo de estas cosas, pero imagino que la mezcla étnica allí habrá sido mucho menor que aquí); el pelo negro, los ojos oscuros y rasgados, etc., y en cuanto vemos a unos cuantos japoneses juntos, nos líamos. 

*Estas eran las Morning Musume de la época. Ahora creo quedan pocas de ellas en el grupo.


A mí me ocurría esto cuando empecé a interesarme por Japón. En los mangas, claro, todo es muy fácil, pero al pasar a la imagen real, se me vino el mundo encima. En aquella época me llamaban mucho la atención popular grupo de idols Morning Musume, y a pesar de todas las diferencias que hay entre las distintas componentes, yo no conseguía distinguirlas entre sí. Me costó un tiempo hasta que empecé a apreciar y recordar las diferencias entre ellas, e incluso a tener favoritas.  Pero después de aquello, no volví a tener ese problema. Ahora me quedo enseguida con la cara de cada uno, y ya apenas veo las similitudes entre unos y otros. Además, también aprendí a distinguir a primera vista la nacionalidad de los asiáticos, para mí, saber cuándo alguien es chino y cuando japonés es algo natural, que he aprendido a base de ser otaku, simple y llanamente. Por lo que creo que se puede decir que mis aficiones me han permitido tener una mente más abierta y llegar más allá de este tipo de tópicos.

¿Y vosotros? ¿Habéis tenido alguna vez algún tipo distinguiendo a personas asiáticas?

5 comentarios:

  1. Yo soy otaku, y aun asi me cuesta mucho distinguirlos.
    Pero a ellos les pasa igual, no saben distinguir entre un europeo y un americano, son osas que uno aprende a medida que se va dando cuenta de las diferencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, debe ser todo acostumbrarse. Sería muy interesante poder vernos a nosotros mismos desde los ojos de un oriental. Aunque a veces en los mangas se puede ver, ¿te has fijado que siempre hacen a los ingleses con unas narizotas enormes? xD

      Eliminar
  2. jajaja qué chula la entrada! ;D
    Bueno, la gente que llama "chinos" a cualquier asiático me inclino a pensar que lo hacen por economía lingüística; en el mundo hay no-sé cuantos miles de millones de chinos y en España la mayoría de gente con los "ojos de esa manera" podemos deducir que son chinos (en vez de porque no les da la real gana de pararse a pensar de dónde puede ser el amigo Kyun-nam Kim xD).
    El tópico de que "todos son iguales" es falso, sí que se diferencian entre ellos pero acostumbrados a "caras occidentales" sus rasgos nos pasan desapercibidos en primera instancia.
    Yo, por el momento, soy incapaz de diferenciarlos físicamente (hay gente que dice que los japoneses son los más bajitos, que los chinos tienen más variedad de color de pelo,etc.), lo hago por el idioma o por los nombres.
    Un saludo! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de que lo hacen por economía lingüística me ha encantado. Esa es, sin duda, una teoría que merece ser estudiada xD

      Eliminar
  3. jajaja siempre estoy corrigiendo a las personas que dicen que todos los asiáticos son chinos D:, la verdad es que ya puedo diferenciar a una etnia de otra ;) super buena entrada (Y)

    ResponderEliminar