lunes, 23 de abril de 2012

Afán de coleccionismo

Hoy venimos con una entrada de opinión. Vamos a hablar un poquito sobre algo que muchos de nosotros, los otakus, tenemos en común: el afán de coleccionismo.



En el mundillo manga, el coleccionismo es algo básico y abarca todo tipo de objetos: desde los manga, en la parte más básica de la pirámide (sí, imaginaos una pirámide del coleccionismo xD) pasando por todo tipo de merchandising, DVDs, CDs, cosplays, y hasta llegar a lo que en mi opinión debería estar arriba; las figuritas y los artículos de coleccionismo (su propio nombre lo dice, existen artículos cuya única finalidad es que los colecciones). 
Todos conocemos a alguien cuyas paredes están hasta los topes de pósters, o que acumulan con minucioso cuidado un gran número de figuritas manga en sus estantes, o que compran cualquier cosa sólo porque sea de su personaje de anime favorito, o que hacen largas colas para que los autores les firmen en sus tomos, o que pujan en subastas por artículos exclusivos y limitados, y siempre, siempre, todos ellos, se suelen dejar una buena cantidad de pasta en todas estas cosas.


Si lo miramos desde fuera, podemos pensar ¿tiene esto alguna utilidad? ¿cuál es la finalidad de todo esto? ¿vale la pena gastarse tanto dinero en este tipo de cosas? Y es más, si sois de este tipo de personas coleccionistas, seguro que alguien alguna vez os lo habrá preguntado (padres, amigos, compañeros de trabajo, etc.) y muchas veces lo habrán hecho con un cierto tono de escepticismo. Para una persona tan práctica como yo, no os voy a engañar, la mayoría de estas cosas me parecen de lo más inútiles. Yo no me compro figuritas, porque la verdad, no me parece que sirvan para nada, sólo para acumular polvo en las estanterías y eso me molesta bastante. Lo mismo con el merchandising, si tiene la misma utilidad, no veo por qué voy a gastarme más dinero en uno de una determinada serie. Y me da exactamente lo mismo si me el autor de un manga me lo firma o no, para mí no le suma valor (más allá de eso, tampoco me interesa lo más mínimo que famosos me firmen pósters, cds o me den autógrafos). Pero me encantan los mangas. Y me gusta tener mis series favoritas en la estantería, ordenadas, completas e impolutas. Me produce cierto placer echarle una ojeada al estante y verlos ahí, tomo tras tomo y serie tras serie, perfectamente organizados. No me importa si ya me he leído una serie anteriormente, si me ha gustado de verdad, quiero tenerla entera. Lo cual tampoco es muy práctico. Pero lo hago porque me gusta. Porque ME GUSTA. Y ahí está la respuesta a todas esas preguntas.
Porque, ¿qué tiene de malo? El coleccionismo me parece que es una afición de lo más sana. Si cada cuál trabaja para ganarse su propio dinero, ¿qué más da en qué se lo gaste? Esa es una libertad que nos corresponde a todos y cada uno de nosotros. Y la verdad, yo no veo la diferencia entre comprar muchas figuritas de anime o comprar muchos productos de maquillaje o comprar cosas como el equipamiento oficial de determinado equipo de fútbol. Viene a ser todo lo mismo, cada uno tiene sus propias preferencias y fetichismos. El problema radica en la gente que critica a los demás, y no sabe ver sus propias obsesiones, y en ese otro grupo de personas que se dedica a aprovecharse de los fans vendiendo objetos con poca calidad y a precios altos (por eso, un consejo a los otakus coleccionistas; tratad de hacer ver a la gente que critica vuestras aficiones que son tan normales como las de cualquier otra persona y que no hacéis daño a nadie con ellas, y tened cuidado a la hora de comprar merchandising, no os dejéis llevar por lo que lleven impreso y fijaos en la calidad del producto).

Y eso es todo. Y a ti, ¿qué te parece todo esto? ¿coleccionas algún tipo de objeto relacionado con el manga y el anime? 

0 comentarios:

Publicar un comentario